Image default
Altcoin Cryptocurrencies ethereum hard fork Minar ETH Minar Ethereum Minería ETH Minería Ethereum Mining

Una Era Glaciar para Ethereum podría ser inminente si los mineros se retiran de la red


La dificultad de la red de Ethereum comenzó a crecer en noviembre de 2016. Desde entonces, los desarrolladores se han visto constantemente obligados a utilizar bifurcaciones duras (hard forks) para mantener la red hasta que se produzca la transición a un algoritmo de Prueba de Participación (Proof-of-Stake, PoS).

En el período previo a la actualización de Istanbul, implementada el 8 de diciembre, el equipo de Ethereum decidió nuevamente posponer la explosión de la llamada “bomba de dificultad”, que algunos creen que puede conducir al inicio de una Era Glaciar. ¿Cómo puede suceder esto y cuáles serían las consecuencias si la red de Ethereum se congelara?

Bomba de dificultad y Era Glaciar

Al crear Ethereum (ETH), los desarrolladores asumieron inicialmente que trabajarían en un algoritmo de Prueba de Participación. Sin embargo, como la implementación de esta idea demandó más tiempo, la red fue lanzada en el modelo de consenso más familiar: la Prueba de Trabajo (PoW).

Al mismo tiempo, los desarrolladores introdujeron prudentemente una bomba de dificultad en Ethereum, es decir, un mecanismo que se supone complica gradualmente el proceso de generación de nuevos bloques, lo que llevaría gradualmente a la red hacia un sistema PoS.

Relacionado: De Istanbul a Berlin: El camino de Ethereum hacia Serenity

Inicialmente, la bomba debía explotar después de que Ethereum estuviera listo para trabajar en el nuevo algoritmo llamado Casper, y provocar la llamada Era Glaciar – una etapa de transición durante la cual la extracción de nuevas monedas se volvería difícil y no rentable. Teóricamente, este procedimiento debería obligar a los mineros a cambiar a una nueva cadena, en lugar de mantener la antigua.

Sin embargo, debido al retraso en el desarrollo del mecanismo de PoS, la transición a Ethereum 2.0 se aplaza constantemente. Al mismo tiempo, la bomba de dificultad ha estado a punto de explotar varias veces y el equipo de Ethereum la ha estado retrasando constantemente mediante la utilización de bifurcaciones, para no asustar a los mineros que apoyan la estabilidad de la red de antemano.

¿Cuáles son los peligros de la Era Glaciar?

Vitalik Buterin, uno de los cofundadores de Ethereum, había pronosticado previamente la caída de la red en 2021, ya que se congelará casi por culpa de una bomba de dificultad. Sin embargo, mientras que los eventos e hitos del proyecto Ethereum se están desarrollando más rápido de lo esperado, el proceso de transición de la red al algoritmo PoS no cumple con la fecha límite.

En abril de 2019, la dificultad de la red ETH comenzó a crecer de nuevo, con el valor actual de alrededor de 2.498 terahash por segundo (con 1 TH/s igual a 1.000 millones de hashes por segundo). Es más, si la tendencia de crecimiento sigue siendo la misma, la Era Glaciar puede ocurrir mucho más rápido que la fecha fijada. Esto puede llevar a la retirada de los mineros, a la reducción de la escalabilidad e incluso a un fallo en la red.

Retiro de mineros

El aplazamiento de la bifurcación de Constantinopla hasta enero de 2019 llevó a una caída en el número de ETH minados por día, ya que el suministro de ETH vio disminuir su valor en un 35% en sólo dos meses. La minería se había vuelto más difícil y, como resultado, la emisión diaria de la criptomoneda cayó de 20.000 ETH en enero a 13.000 ETH en marzo. Ahora, el valor diario comprende 11.872 ETH y sigue disminuyendo.

La situación actual ya ha suscitado preocupación entre los mineros. Es más, los próximos meses pueden ser críticos para la industria minera si los desarrolladores de ETH y los participantes de la red no logran encontrar un compromiso.

Según Susquehanna, una empresa de comercio global, desde noviembre de 2018, la minería de Ethereum utilizando tarjetas de video ha alcanzado una rentabilidad de cero. En menos de un año y medio, el beneficio medio mensual de producción de ETH por GPU ha caído de 150 dólares a cero.

El mercado se ve afectado no sólo por la creciente dificultad de los bloques y la competencia en la industria de equipos de minería, sino también por la superioridad de Bitmain y sus nuevos mineros Antminer ASIC. Otro factor decisivo es el precio de la segunda criptomoneda más grande del mercado, que cayó alrededor de 10 veces con respecto a los niveles de diciembre de 2017, cuando se situaba en 1.401 dólares.

La activación de la bomba de dificultad podría hacer que la explotación minera sea aún menos rentable, lo que podría llevar a los mineros a abandonar la red y a que los pools individuales dominen el mercado. Incluso la retirada parcial de los mineros puede poner en peligro la seguridad de la Blockchain de Ethereum, así como aumentar la probabilidad de un ataque del 51% – similar al que ocurrió en la red Ethereum Classic.

Al mismo tiempo, muchos mineros están apostando por otra actualización potencial llamada ProgPoW. Esta actualización implica la sustitución de los mineros ASIC por equipos más tradicionales como las tarjetas de vídeo. Sin embargo, su implementación en la actualización de Constantinopla aún no ha sido planificada.

En particular, mientras que en el caso de que los mineros se nieguen voluntariamente a apoyar la red, habrá quienes garanticen su funcionamiento, pero con el inicio pleno de la Era Glaciar, la minería simplemente se convertirá en algo imposible.

Algunos expertos, sin embargo, creen que el mecanismo de la bomba de dificultad es un procedimiento necesario diseñado para asegurar la transición a PoS, y no debería asustar a los mineros. Por ejemplo, Vlad Miller, director ejecutivo de la plataforma Blockchain Ethereum Express, dijo a Cointelegraph que muchos mineros podrán seguir operando:

“La transición de ETH a PoS no sólo es inevitable, sino también un paso integral para el desarrollo de Ethereum.”

Miller agregó que a pesar de que la minería tal y como la vemos ahora será menos atractiva, a largo plazo, el cambio valdrá la pena porque los costos de electricidad se reducirán y la probabilidad de un ataque del 51% será menor. Y añadió:

“Ni la Era Glaciar ni Ethereum 2.0 significan el fin para los mineros. Muchos de ellos cambiarán a la minería de otras monedas, como Zcash o Ethereum Classic. Aquellos que están extrayendo Ether, no tienen nada que temer en un futuro cercano. Sin embargo, es importante asegurar que los equipos mineros serán reembolsados antes de la transición a PoS”.

Escalabilidad deficiente y caída de la red

Al mismo tiempo, un aumento en el tiempo de producción de bloques conduce a una disminución en la capacidad de la red Ethereum para procesar datos. Sin embargo, las limitaciones actuales se ajustan con precisión teniendo en cuenta el tiempo de producción de bloques y pueden modificarse en caso necesario. El único efecto negativo puede ser un aumento en el tiempo de confirmación de una transacción. Mientras que la liberación de un bloque en la red de Bitcoin (BTC) toma un promedio de 10 minutos, un tiempo de un minuto puede ser un enfoque viable para Ethereum, especialmente si es una medida temporal.

Si la bifurcación dura se retrasa de nuevo, podría afectar negativamente al ancho de banda de la red y provocar un aumento de las tarifas, ya que la complejidad puede aumentar hasta el nivel en que la producción de un bloque tardará unos dos minutos. Ahora, el tiempo de producción del bloque en Ethereum, en promedio, es de unos 15 segundos, con una tasa de comisión estable de medio centavo.

Un aumento exponencial en la dificultad de extracción de ETH llevará a un aumento en el tiempo de extracción de nuevas monedas a valores prohibitivos. De este modo, los bloques se generarán más lentamente y aumentará el tiempo de confirmación de las transacciones, lo que hará que la red sea muy lenta o incluso la obligará a dejar de funcionar.

Reducción de los proyectos descentralizados

La disminución de la escalabilidad de la red Ethereum debido a un posible enfoque de una Era Glaciar podría ser trágica para las aplicaciones descentralizadas. Hoy en día, Ethereum es un refugio para numerosas DApps – desde varios juegos en la Blockchain y proyectos con sus propios tokens hasta soluciones financieras descentralizadas cada vez más populares.

Sin embargo, a medida que el número de DApps crece, la red de Ethereum comenzará a experimentar más y más problemas con el rendimiento transaccional. En agosto, Buterin dijo que la Blockchain de Ethereum está casi llena, lo que es motivo de preocupación. Eric Conner, gerente de productos de Gnosis, una empresa que desarrolla aplicaciones de mercados de predicción, dijo a Cointelegraph que las DApps podrían sentir el impacto de la bomba de dificultad, aunque no sería tan crítico.

“Para las dapps realmente no hay un impacto directo, pero como hay menos bloques al día, las tarifas de transacción en la red aumentarán lentamente, lo que significa que con el tiempo las dapps serán más caros de usar”, aseguró Conner.

Todavía no está claro si los desarrolladores de Ethereum serán capaces de encontrar un acuerdo en esta situación. La resolución de la cuestión se complica aún más por las posibles consecuencias de la bifurcación de Istanbul. Algunos proyectos descentralizados, como Aragón y Cyber Network, temen que la actualización interrumpa sus contratos inteligentes y aumente el coste de las operaciones dentro de la red en un 30%.

¿Retraso o eliminación?

La semana pasada, el equipo de desarrolladores de Ethereum planteó la cuestión de retrasar de nuevo la bomba de dificultad proponiendo una bifurcación dura llamada Glaciar Muir. La discusión se llevó a cabo no sólo entre los desarrolladores de plataformas, sino también con los mineros y otros participantes del mercado.

Entre las posibles soluciones discutidas figuraban tanto un retraso del mecanismo de la bomba de dificultad como su eliminación completa. En particular, el desarrollador de Ethereum Aleksey Akhunov declaró que la relación entre riesgo y rentabilidad del uso de este mecanismo “no es muy grande hasta ahora”.

A principios de año, Afri Schoedon, un antiguo desarrollador de Parity, sugirió abandonar completamente la bomba de dificultad y eliminar este mecanismo del protocolo para eliminar la necesidad de retrasar constantemente su activación:

“Personalmente ya no quiero lidiar con la bomba de dificultad”. Serenity no está ocurriendo este año y lo más probable es que no sea el año que viene. Entonces, ¿por qué molestarse?”

Sin embargo, no todos están de acuerdo con este punto de vista. Por ejemplo, Marcus Ligi, creador de la cartera Walleth Android, cree que la eliminación de la bomba de dificultad hará que las actualizaciones de la red de Ethereum se implementen con menos frecuencia y, por lo tanto, los mineros se sientan menos incentivados para actualizar su software y equipo.

Por lo tanto, la red se ralentizará significativamente, y también existirá el riesgo de boicotear la transición a versiones actualizadas de la Blockchain de ETH, en particular aquella en la que finalmente se implementará el algoritmo PoS. Sin embargo, Conner de Gnosis, por ejemplo, se opone a la remoción completa de la bomba de dificultad, refiriéndose a la posible reacción negativa de la comunidad.

¿Cuándo se espera el Glaciar Muir?

Aunque los desarrolladores de Ethereum no han acordado un programa a largo plazo para trabajar con la bomba de dificultad, a corto plazo, decidieron posponer este mecanismo por un par de años.

James Hancock, coordinador del Glaciar Muir, dijo que la bifurcación dura empujaría la bomba “hasta donde sea razonable”. Esto dará tiempo a los desarrolladores para entender si es necesario modificar el mecanismo de la Era Glaciar para que su comportamiento sea predecible o para eliminarlo completamente.

Según Tim Beiko, gerente de productos de la empresa de soluciones de Blockchain PegaSys, la bifurcación dura se lanzará en el bloque número 9,2 millones, que se generará provisionalmente el 6 de enero de 2020. Si Glaciar Muir tiene éxito, congelará la bomba hasta después de otros 4 millones de bloques, lo que significa que Ethereum no se vería amenazado por la perspectiva de una Era Glaciar en los próximos dos años. Conner expresó sus expectativas a Cointelegraph:

“No habrá mucho impacto antes del bloque 9.2mn. Lo peor que veremos es tal vez 18 segundos en la producción de bloques, lo que no es suficiente para causar problemas”.

Hudson Jameson, uno de los principales desarrolladores de la Fundación Ethereum, compartió la misma opinión, añadiendo que los usuarios y mineros de Ethereum deben saber que no hay amenazas críticas planteadas por la bomba de dificultad y que todo lo que hace es aumentar los tiempos de producción de bloques. Le dijo a Cointelegraph:

“Aunque molesto, no es crítico y será remediado rápidamente en el Glaciar Muir en enero. Siempre hemos retrasado la bomba de la dificultad en el pasado y planeamos hacerlo de nuevo en enero con la actualización de la red del Glaciar Muir. Habrá un largo retraso incorporado en el próximo código de retraso de la bomba de dificultad. También estamos discutiendo diferentes opciones para manejar la bomba de dificultad después del Glaciar Muir”.

Sigue leyendo:





Source link

Related posts

Las descargas de aplicaciones móviles para criptomoneda se estancan en medio de la subida de precios

topicoespana

Coinbase Pro anuncia soporte para el token de Chainlink

topicoespana

Los criptomercados ven una fuerte caída, el oro está en alza

topicoespana