Image default
Bitcoin CBDC Cryptocurrencies Facebook Facebook criptomoneda facebook pay finance Google Google criptomonedas Libra Noticias criptomonedas Paypal USA

Google y Facebook asumen funciones bancarias. ¿Se encogen de hombros las criptomonedas?


Un fenómeno peculiar está ocurriendo dentro del sector económico. De hecho, ha estado transpirando en las últimas décadas. Después del surgimiento de Internet y el desarrollo de comunicaciones efectivas, la industria financiera se sometió a una reconstrucción técnica. Los que fueron inhabilitados por falta de capital encontraron refugio en esta revolución. Los corredores de Internet y las nuevas empresas de comercio electrónico con poco más que un sufijo “.com” proliferaron.

Algunos incluso amenazaron con subvertir instituciones financieras arraigadas. Entre los que intentaron un golpe de estado bancario se encontraba Confinity – ahora Paypal – uno de los primeros procesadores de pagos en línea. Sin que la mayoría lo supiera, la interrupción financiera era la intención original de la empresa. Hablando en un panel en el Foro Económico Mundial en febrero, el cofundador de Paypal, Luke Nosek, recordó la impetuosa visión inicial de la compañía:

“La misión inicial de PayPal era crear una moneda global que fuera independiente de la interferencia de estos, ya sabes, carteles corruptos de bancos y gobiernos que degradaban sus monedas”.

La perturbación del sector financiero siempre estuvo asegurada, y cuando llegó, dejó a los bancos con dos opciones: adaptarse o morir. Finalmente, el gran plan de Paypal fracasó, y la empresa quedó intrínsecamente vinculada a las instituciones a las que esperaba oponerse. Sin embargo, la perturbación nacida en los años 90 nunca cesó realmente.

Puede que la historia no se repita, pero rima, y este mismo fenómeno se repite hoy en día. Esta vez, Bitcoin (BTC) y su novedoso protocolo subyacente, la blockchain, están dando a los bancos una verdadera carrera por su dinero. De hecho, todo el ecosistema descentralizado está organizando lenta pero seguramente una insurrección financiera.

El vuelo de fantasía de Facebook

Pero no son sólo las nuevas empresas y los disruptores los que buscan desafiar el status quo de la banca tradicional. El gigante del sector de tecnología, Facebook, también lidera la acusación contra el sector financiero.

El 12 de noviembre, el relativamente inesperado Facebook Pay fue lanzado. Un anuncio de la firma reveló un sistema de pago basado en plataformas cruzadas para Messenger, Instagram y WhatsApp. La repentina revelación hizo que unos pocos se rascaran la cabeza.

Durante meses, Facebook había estado vendiendo su altamente difamada propuesta de criptomoneda, Libra. Con prometedoras remesas baratas y globales en un instante, el concepto recibió un fuerte impacto de todas partes.

Muchos dentro de la comunidad de criptomonedas rechazaron lo que consideraban un intento derivado de resolver algo que Bitcoin ya había arreglado, mientras que las autoridades reguladoras de todo el mundo se unieron en oposición a lo que parecía ser un intento de socavar el sistema financiero.

Los primeros patrocinadores de Libra incluso se fueron en masa en una cuasi revuelta liderada por Visa y MasterCard. Y sin embargo, aquí está Facebook lanzando un sistema de pago que, a primera vista, parece inquietantemente similar a la iniciativa Libra.

Parecía como si las reverberaciones reguladoras hubieran finalmente cobrado su peaje. Facebook había capitulado contra la presión, decidiendo en su lugar ofrecer un sistema de pagos probado y sin burocracia como cualquier otro. Así como Paypal se rindió de sus sueños filantrópicos de una moneda popular, ¿también Facebook ha tirado la toalla?

Relacionado:  Por qué Libra no está lista y el Congreso de los Estados Unidos no compra la versión de Zuckerberg

Sin embargo, puede que no sea tan sencillo como eso. Facebook señala que Facebook Pay, al menos por ahora, se localizará únicamente dentro de la jurisdicción de los Estados Unidos. Esto significa que Libra todavía tiene un caso de uso valioso a escala mundial. Además, el comunicado de prensa inicial de Facebook alude a que Libra sigue viva y bien. Dentro del anuncio, Deborah Liu, vicepresidenta de mercado y comercio de Facebook, transmitió la distinción entre las dos empresas:

“Facebook Pay se basa en la infraestructura financiera y las asociaciones existentes, y es independiente de la wallet de Calibra que se ejecutará en la red Libra.”

Así que si Libra todavía está en marcha, ¿por qué la repentina transición a Facebook Pay? ¿Era el alboroto en torno a Libra simplemente un caballo de Troya para una incursión más apetecible en las finanzas?

Para responder a esto, Jonathan Kelfer, CEO de Velocity Markets, dijo a Cointelgraph que es improbable que Libra haya sido sólo una provocación:

“FB Pay está en línea con los servicios existentes fuera de los Estados Unidos, como AliPay. Es evidente que Facebook ve una fuerte propuesta de valor para el usuario de este medio de pago y está tratando de aprovecharla dentro de su ecosistema. Con FB Pay, los usuarios estarían intrínsecamente restringidos a sus monedas locales, disminuyendo el potencial de pagos transfronterizos y una reserva más estable. Por el contrario, Libra actuaría como una verdadera moneda global”.

Google entra en la lucha financiera

Facebook no es el único gigante tecnológico que quiere sacar provecho de la revolución de la tecnología punta. Precisamente un día después de que se anunciara Facebook Pay, se informó de que Google estaba planeando su propia empresa bancaria.

Según el informe, una asociación con Citigroup y la Cooperativa de Crédito Federal de Stanford verá que el monolito de búsqueda ofrece cuentas de cheques a través de la aplicación Google Pay. Tomando un ejemplo de la nueva retórica de Facebook, Google señaló que la iniciativa fomentaría el creciente ecosistema digital.

El nombre en clave “Cache”, la llamada cuenta de cheques inteligente, ya está siendo alabada como el “futuro de la banca”, así como el último “asesino de Bitcoin”. Sin duda, con Facebook probando el reino de las finanzas, Google sintió la necesidad de reclamar una participación propia.

Sin embargo, en lugar de luchar una batalla perdida y competir con las instituciones financieras existentes, Google está tratando de ponerlas en juego – una táctica que probablemente funcionará a favor de la empresa. La reacción que sufrió Facebook a manos de los reguladores globales fue suficiente para hacer que cualquier empresa tecnológica que buscara desafiar el status quo lo pensara dos veces.

La nueva normalidad

Las empresas FAANG – el acrónimo acuñado para las acciones de empresas de tecnología de alto rendimiento como Facebook y Google – han disfrutado de un próspero oligopolio dentro de la industria durante décadas. Ahora, sus ojos colectivos centrados en las empresas financieras plantean la pregunta: ¿por qué? Kelfer propone que esto puede ser un intento de acumular una serie de datos a los que no han tenido acceso:

“La gran tecnología está en el negocio de recolectar y distribuir información. Dados sus grandes ecosistemas, es probable que quieran que las fricciones se reduzcan de cualquier manera posible, incluyendo las transacciones. Los datos que se pueden recoger de los hábitos de gasto también serían valiosos”.

Curiosamente, la migración de la tecnología financiera parece estar en línea con una tendencia creciente. Un informe reciente de CoinShares reveló que las redes sociales se están convirtiendo rápidamente en las nuevas redes de pago preferidas.

Las plataformas de pago móviles como Apple Pay, Google Pay, Amazon Pay y, por supuesto, las incipientes iniciativas de Facebook cuentan con un número inconcebible de 6.400 millones de usuarios activos entre ellas. Además, casi el 40% de los usuarios de Internet prefieren estas formas de pago. De estas empresas, sólo Facebook está aprovechando realmente el potencial de los pagos digitales y la tecnología Blockchain.

¿Qué hay de las criptomonedas?

La incipiente moneda digital del banco central de China, o CBDC por sus siglas en inglés, permaneció inactiva desde 2014 hasta principios de este año, y su reactivación se correspondió con la publicación del White Paper de Libra. Se ha sugerido que los temores de fuga de capitales a través de la moneda omnipresente de Facebook llevaron a un aumento considerable en el ritmo de desarrollo de la CBDC.

Relacionado: China retrocede la retórica de línea dura que llevaban sus medios de comunicación contra las criptomonedas y la tecnología Blockchain

Coincidentemente, al otro lado del mundo, el Banco Central Europeo (BCE) también estaba reactivando los planes para una revisión financiera. Según Benoit Coeure, miembro del Consejo de Administración del BCE, la preocupación de que Libra pudiera suponer un riesgo para el sector financiero supuso una “llamada de atención” para el banco.

Al sonar las alarmas, se despertó un adormecido proyecto del BCE conocido como TIPS. Lanzado el año pasado, TIPS, o un servicio de Target Instant Payment Settlement (Liquidación de Pagos Instantáneos en español), tenía como objetivo permitir los pagos en tiempo real dentro de la Eurozona. Para Coeure, sin embargo, esto no fue suficiente, sino que instó al BCE a que pusiera en marcha una CBDC propia.

Estos ejemplos son sólo la punta del iceberg. Según un informe del Bank of International Settlements (Banco de Pagos Internacionales en español), el 70% de los bancos participan en una CBDC o están a punto de empezar a trabajar en una.

Con la amenaza de la innovación llamando a sus puertas, los bancos del mundo están tomando las cosas en sus propias manos. Entonces, ¿por qué Google se aferra a los métodos probados y comprobados de la banca en lugar de aprovechar los pagos digitales y seguir innovando?

Kelfer, ex ingeniero de software del propio Google, sugirió que podría deberse a que la banca no es competencia de los gigantes de la tecnología: “La verdadera banca de inversión, la suscripción, la titulización y muchos de los otros sellos distintivos de Wall St quedarían fuera de las competencias básicas de la gran tecnología”. También señaló que incluso con el intento de Facebook de ir en contra de la corriente, podría no tener mucho éxito:

“Libra tiene una probabilidad muy baja de convertirse en una ‘reserva global’, ya que los bancos centrales ya tienen una cesta de divisas e instrumentos que devengan intereses directamente y gestionan estas posiciones de acuerdo con sus mandatos y las condiciones económicas locales. Los bancos centrales necesitan reciclar el control sobre estas asignaciones, lo que no sería posible con Libra”.

Podría decirse que existe un claro prejuicio cuando se trata de monedas digitales. Un buen ejemplo de ello fue el lanzamiento del White Paper de Libra, en el que se plantearon preguntas sobre la naturaleza anticompetitiva de la moneda.

La vicepresidenta ejecutiva de la Comisión Europea para el sector digital, Margrethe Vestager, incluso acusó a Facebook de intentar crear un sistema financiero aislado. Irónicamente, esa es la base misma de Bitcoin: un sistema económico descentralizado y libre de intermediarios.

Al igual que el objetivo inicial de Paypal, el propósito de Bitcoin era oponerse a la industria bancaria. Tras la crisis financiera de 2008, la desafiante intención de Bitcoin fue codificada en el bloque génesis por su creador, Satoshi Nakamoto.

Así que, mientras Facebook lucha por superar la burocracia de construir un nuevo sistema y Google intenta actualizar el existente, para muchos, Bitcoin y la industria de las criptomonedas a en general ya solucionan los problemas que la gran tecnología está buscando innovar.

Sigue leyendo:





Source link

Related posts

Juez falla a favor de un banco canadiense en disputa con criptobolsa

topicoespana

Hackers norcoreanos continúan atacando a individuos después de que criptobolsas incrementaran seguridad

topicoespana

La Asociación Libra habla con los reguladores de la UE tras muestras de oposición

topicoespana