Image default
Altcoin corea del norte blockchain criptomonedas corea del norte Cryptocurrencies North Korea Sanctions

Corea del Norte quiere su propia criptomoneda nacional y la fiebre del CBDC se propaga en Asia



Parece que un movimiento para crear criptomonedas nacionales está ganando impulso en Asia. Tras China, las autoridades norcoreanas anunciaron su disposición a emitir dinero digital e incluso indicaron la disponibilidad de todos los recursos -tanto técnicos como humanos- necesarios para llevar a cabo esta tarea. 

¿Llegará el gobierno del país más aislado del mundo más lejos que el de su vecino asiático, o se trata de un intento más de asustar a Estados Unidos? Entre las razones para emitir una moneda digital norcoreana, los expertos mencionan la elusión de las sanciones occidentales, el blanqueo de dinero, la especulación e incluso la fabricación de armas de destrucción masiva.

¿Todo por las criptomonedas?

En los últimos años, Corea del Norte se ha interesado mucho en crear su propia criptomoneda y tiene un nivel suficiente de competencia para avanzar con este plan, como dijo Alejandro Cao de Benos, Delegado Especial del Comité de Relaciones Culturales con Países Extranjeros de la República Popular Democrática de Corea.

Según Cao de Benos, los expertos locales están estudiando varios activos digitales para determinar a cuál de ellos debe vincularse el valor de la futura criptomoneda. También dijo que no había planes para que fuera respaldado por el won norcoreano y que sería “más parecido a Bitcoin u otras criptomonedas”.

Pero eso no es todo. El 10 de septiembre, Cao de Benos tuiteó que las autoridades norcoreanas han permitido a los ciudadanos poseer criptomonedas, y los desarrolladores locales “están diseñando wallets para criptomonedas y otras aplicaciones relacionadas ahora mismo”. 

También se informó de que otros países han ayudado a Corea del Norte en la aplicación técnica de su iniciativa. En particular, Cao de Benos se refirió a varias empresas extranjeras que ya han firmado contratos con las autoridades de la República Popular Democrática de Corea para el desarrollo de sistemas Blockchain para los sectores de la educación, la salud y las finanzas. 

Aunque no dio ningún nombre, el Banco de Desarrollo de Corea (KDB) había señalado a la empresa de tecnología Joseon Expo un año antes. La empresa supuestamente creó una plataforma para el intercambio de criptomonedas entre las partes interesadas por orden de las autoridades norcoreanas.

A pesar de las audaces declaraciones de Cao de Benos, a nivel oficial, la República Popular Democrática de Corea se ha negado hasta ahora a reconocer o refutar la información sobre la intención de la administración del país de emitir una criptomoneda nacional.

¿Por qué Corea del Norte puede necesitar su propia criptomoneda?

Según Kayla Izenman, analista de investigación del Center for Financial Crime and Security, el país cuenta con la experiencia y los recursos necesarios para lanzar su propia criptomoneda. En cuanto a las razones detrás de la iniciativa, los expertos tienden a plantear escenarios negativos, desde eludir las sanciones internacionales y el lavado de dinero hasta la especulación y el financiamiento de las armas de destrucción masiva.

¿Evitando las sanciones de EE.UU.?

Según muchos medios de comunicación y el propio Cao de Benos, Pyongyang necesita activos digitales para eludir las sanciones internacionales. Con su propia criptomoneda, la República Popular Democrática de Corea podría romper con la dependencia del sistema financiero internacional. En una entrevista con Cointelegraph, Cao de Benos señaló otras dos ventajas de las criptomonedas -la velocidad y conveniencia de las transacciones- como un argumento adicional a favor de la iniciativa.

Los analistas creen que para Pyongyang, el dinero digital es una nueva forma de eludir las sanciones porque son “más difíciles de rastrear, pueden ser lavados muchas veces, y son independientes de la regulación gubernamental”. Esto significa que la República Popular Democrática de Corea puede tener la oportunidad de comerciar con muchos países de todo el mundo.

Sean King, vicepresidente de la consultora Park Strategies de Nueva York, señaló la naturaleza “a prueba de sanciones” de las criptomonedas, mientras que Steven Kim, investigador del Instituto de la Paz de Jeju en Corea del Sur, dijo:

“Las criptomonedas son la forma ideal de dinero para Corea del Norte porque se puede mover rápidamente y de forma anónima a través de las fronteras y se puede utilizar para comprar bienes y servicios en línea o convertirlos en moneda fuerte”.

Mientras que la evasión de las sanciones estadounidenses es el factor clave detrás de la iniciativa cripto de Corea del Norte, Jason Tucker-Feltham, fundador de la empresa de seguridad London Crypto Services, sugirió a Cointelegraph que las sanciones estadounidenses “han llevado al país a buscar medios alternativos de transferencia de valor”, pero que éste puede no ser el único beneficio de los activos digitales notados por Corea del Norte. Siguió agregando que:

“Las economías y los bancos centrales para los que no existen sanciones estadounidenses (por ejemplo, el FMI) han expresado su interés en desarrollar sus propios criptoactivos, lo que significa que los beneficios de utilizar el DLT van mucho más allá de pasar por alto los mecanismos de pago tradicionales”.

Además, como muchos analistas afirman, Corea del Norte puede estar respaldada por otros países -como Irán, Rusia o Venezuela- que ya están explorando activos digitales nacionales para eludir las sanciones de Estados Unidos.

Las criptomonedas permiten la independencia, lo que hace casi imposible para los reguladores financieros de los Estados Unidos rastrear o controlar tales formas de dinero. Por lo tanto, es posible realizar transacciones en criptomonedas en exchanges no regulados que no obliguen a los usuarios a pasar los “Procedimientos contra el lavado de dinero (AML)”. Esto facilita a los hackers el intercambio libre y anónimo de sus activos digitales.

Además, son las autoridades estadounidenses las que obligaron a Corea del Norte a utilizar criptomonedas, como sugirió José Pagliery, un reportero investigador de CNN, quien dijo: “La ONU y la comunidad internacional los han bloqueado y los mantienen fuera de los bancos debido a que antes hackeaban el sistema SWIFT en los bancos”. 

Algunos expertos afirman que los hackers norcoreanos necesitan y supuestamente ya utilizan criptomonedas menos transparentes que Bitcoin (BTC) para eludir las sanciones. Izenman mencionó a Monero (XMR) y a ZCash (ZEC) en particular: 

“Las criptomonedas, especialmente si se está utilizando monedas como Monero o ZCash que son monedas de privacidad que no son tan transparentes como Bitcoin, pueden ser utilizadas y comercializadas. Y no se necesita pasar por el sistema fiat, no se necesita tocar el dólar, no se necesita tocar un banco”. 

Especulación

Siendo un país con un PIB bastante bajo (28.000 millones de dólares en comparación con los 1.540.000 millones de dólares de Corea del Sur), Corea del Norte lleva mucho tiempo buscando y aplicando diversas formas de reunir capital extranjero. Y las criptomonedas no son una excepción. 

Se está informando ampliamente sobre cómo la República Popular Democrática de Corea utiliza varios métodos para obtener monedas digitales, desde granjas de minería e instalación de Nodos Maestros hasta el criptojacking y la participación en nuevos y prometedores proyectos. Concretamente, Corea del Norte comenzó a explotar Bitcoin en mayo de 2017, lo que coincidió con el auge de Bitcoin. Steven Kim, investigador del Instituto de la Paz de Jeju, en Corea del Sur, dijo: “Si hay una manera de explotar el uso de las criptomonedas para obtener ganancias financieras, la República Popular Democrática de Corea lo descubrirá y se moverá agresivamente para hacerlo”. 

Muchos analistas señalaron la liquidez de las criptomonedas como un factor decisivo en el interés de Pyongyang por acumular y crear activos digitales, incluyendo a Richard Quest de CNN:

“También hay razones para que pirateen la mina de Bitcoins y roben esos Bitcoins también porque el precio se ha disparado. Esto es bastante líquido. Pueden cobrar esos Bitcoins en el mercado y conseguir dólares”.

Recientemente, las expertas en delitos financieros Lourdes Miranda y Ross Delston dieron a conocer una explicación detallada de cómo la República Popular Democrática de Corea puede utilizar criptomonedas para el lavado de dinero, la cual, sin embargo, fue eliminada posteriormente del sitio web. En respuesta a la pregunta de si Corea del Norte podría crear su propia Blockchain para manipular transacciones en criptomonedas a nivel nacional, ambos respondieron que sí.

¿Financiación de armas nucleares?

Corea del Norte comenzó a buscar formas de financiar programas militares en la década de 1970, cuando el país estaba al borde del default financiero. Como resultado, se estableció una nueva estructura con el objetivo de obtener divisas para las autoridades de la República Popular Democrática de Corea. Según un informe preparado en 2007 para el Congreso de Estados Unidos, esas actividades ayudaron a Corea del Norte a recaudar 5.000 millones de dólares.

El 13 de agosto, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas publicó un informe ampliado, según el cual la cantidad de fondos robados por Corea del Norte alcanzó los 2.000 millones de dólares. Los autores del informe afirmaron que el gobierno de Kim Jong Un pirateó las cuentas de los bancos y las operaciones de cambio de divisas en 17 países para financiar programas de armas de destrucción masiva, lo que el régimen norcoreano negó rotundamente. Al mismo tiempo, según se informa, los ataques cibernéticos se llevaron a cabo bajo la dirección de la Dirección General de Inteligencia del país.

Estados Unidos y Corea del Sur creen que el ejército en línea  de Corea del Norte está formado por entre 20 y 30 hackers de élite especializados en el criptojacking. Según estimaciones generales, el número total de ciberespecialistas puede variar entre 1.800 y 6.000 hackers.

El propio gobierno norcoreano rechaza tales acusaciones. Hablando con Cointelegraph, Cao de Benos calificó tales declaraciones de “ridículas”. Añadió:

“La República Popular Democrática de Corea ya es una potencia nuclear y tenemos lo suficiente para garantizar la seguridad del país. Por eso estamos en negociaciones con los EE.UU.”.

Mientras tanto, los medios de comunicación locales dicen que el país no tiene nada que ver con los ataques a las operaciones de criptomonedas y, además, no apoya a ningún hacker. En particular, un representante del Comité Nacional de Coordinación de la República Popular Democrática de Corea para la lucha contra el blanqueo de dinero y la financiación del terrorismo dijo:

“Esta invención de las fuerzas hostiles no es más que una especie de juego sucio destinado a empañar la imagen de nuestra República y a justificar las sanciones y la campaña de presión contra la República Popular Democrática de Corea”.

¿Lavado de dinero?

En su informe, Miranda y Delston dicen que están seguros de que Pyongyang está desarrollando su propia criptomoneda para poder cobrar el dinero:

“La República Popular Democrática de Corea puede crear sus propias criptomonedas o utilizar las ya establecidas, como Bitcoin. Tener su propia criptomoneda también facilitaría su capacidad de abrir cuentas en línea bajo el disfraz de una nación no adversaria usando comunicación anónima para ocultar las ubicaciones del usuario y su uso en Internet”.

La parte más difícil de este proceso, según los expertos, es convertir las criptomonedas en fondos fiduciarios tradicionales de forma anónima. Y el propio sistema de criptomonedas de Corea del Norte probablemente podría resolver este problema, como sugirieron Miranda y Delston:

“Por ejemplo, la República Popular Democrática de Corea podría abrir una billetera en línea utilizando un servicio con sede en Rusia, transferir su criptomoneda a un servicio de billeteras con sede en Bulgaria y luego transferirla de nuevo a un servicio de billeteras con sede en Grecia, todo ello a través de una comunicación anónima y utilizando su propia Blockchain”.

En una conversación con Cointelegraph, Tucker-Feltham explicó por qué Corea del Norte probablemente construiría una Blockchain privada que no sería similar a Bitcoin:

“En vista de que se trata de una Blockchain totalmente pública, la red Bitcoin es poco adecuada para facilitar el blanqueo de capitales, ya que al identificar al propietario de una clave pública se pueden rastrear posteriormente todas las transacciones asociadas. Además, hay una industria floreciente en el análisis Blockchain que busca rastrear los comportamientos en las Blockchain públicas. Estos rasgos que sustentan la Blockchain de Bitcoin pueden haber influido en la decisión de desarrollar una Blockchain completamente nueva; si Corea del Norte desarrollara un criptoactivo con la intención de que no sea rastreable, es lógico que su Blockchain no sea pública”.

Cuando Cointelegraph le pidió que comentara sobre este rumor, Cao de Benos dijo:

“En cuanto al lavado de dinero, es otra estupidez. No necesitamos lavar nada porque la República Popular Democrática de Corea es el país más sancionado del mundo y no podemos comerciar y utilizar el sistema financiero tradicional”.

¿Qué están haciendo en las conferencias de Blockchain?

Junto con la explotación activa de las criptomonedas, las autoridades de la República Popular Democrática de Corea están organizando conferencias y cursos de capacitación sobre las Blockchain cerradas. En concreto, en 2017, la Universidad de Ciencia y Tecnología de Pyongyang organizó un curso acelerado de criptomonedas para estudiantes de élite, impartido por Federico Tenga, un desarrollador italiano. El propio Tenga se negó a comentar las noticias sobre la criptocultura norcoreana, explicando que anteriormente había tenido problemas para comunicarse con periodistas de la RPDC.

En abril de este año, Corea del Norte celebró la primera conferencia internacional del país sobre tecnología Blockchain y criptomonedas, que reunió a expertos extranjeros de todo el mundo. Se ha informado que los participantes pagaron 3.300 euros por el programa, que incluía una visita a la zona desmilitarizada que divide a Corea del Norte y Corea del Sur. Sin embargo, no hay fuentes independientes que confirmen el éxito de la conferencia, ya que se denegó el acceso a observadores externos.

Los propios organizadores dijeron que el primer evento tuvo tanto éxito que decidieron celebrar un segundo evento en febrero de 2020. La conferencia tendrá una duración prevista de ocho días y superará en su alcance al evento anterior. Cao de Benos enfatizó que el evento contará con la presencia de un gran número de funcionarios del gobierno coreano: 

“La conferencia sirve como una oportunidad de encuentro, pero a partir de ahí desarrollaremos una colaboración y un negocio duradero con profesionales y empresas. Todos los participantes de la parte coreana trabajan para el gobierno en diferentes instituciones importantes en finanzas, logística, comercio, etc.”.

Mientras tanto, la participación sigue estando prohibida para los ciudadanos de Corea del Sur, Japón e Israel, mientras que a los residentes de Estados Unidos se les permite asistir a la conferencia. Aquellos que deseen asistir tendrán que enviar un CV, un pasaporte escaneado y su dirección oficial, aunque no está claro a dónde debe enviarse todo esto, ya que no hay direcciones oficiales de correo electrónico o sitios web.

Analistas independientes y anónimos de Corea del Sur creen que el principal objetivo de la Conferencia de Pyongyang sobre la tecnología Blockchain y criptomonedas es mostrar que Corea del Norte desarrollará y promoverá las criptomonedas si los EE.UU. no comienzan a avanzar en las negociaciones bilaterales.

Algunos medios de comunicación han dicho que es muy probable que expertos rusos comparezcan en la conferencia, lo que demostrará la seriedad de las actividades de la República Popular Democrática de Corea en materia de criptomonedas.

Entonces, ¿se lanzará una criptomoneda?

Los expertos independientes sostienen que Pyongyang tiene tanto los recursos necesarios como la experiencia tecnológica para desarrollar con éxito una criptomoneda estatal. Martin D. Weiss, el fundador de Weiss Ratings, dijo en una conversación con Cointelegraph que hay muchas posibilidades de que esto suceda:

“La cuestión es si sería posible que las naciones adversarias o delincuentes utilizaran dinero digital respaldado por el Estado para ayudar a establecer un sistema alternativo de transacciones internacionales, debilitando así la capacidad de Occidente para utilizar las sanciones como palanca contra ellas. La respuesta es sí, siempre y cuando puedan manejar grandes volúmenes”.

Weiss también señaló que en el futuro, algunos países podrían unirse y crear un sistema de pago único basado en criptomonedas. Por su parte, los representantes del Banco de Desarrollo de Corea, administrado por el Estado, expresaron en su informe un punto de vista completamente diferente, refiriéndose a la escasez de expertos de calidad, computadoras y electricidad en el país.

Además, según un administrador de fondos de un banco de inversiones con sede en Seúl, la red cerrada de Internet de la República Popular Democrática de Corea puede interferir en la aplicación del plan del gobierno: “Debido a que en el norte sólo se dispone de un acceso limitado a la Web, Pyongyang no puede aprovechar las criptomonedas en términos de transacciones anónimas y sin restricciones”. 

Si una criptomoneda nacional ayudaría a los norcoreanos a salir de sus actuales problemas económicos es algo que sigue siendo cuestionable, teniendo en cuenta la experiencia de otros países en esta dirección. Por ejemplo, los intentos de Venezuela de salvar su economía con la criptomoneda Petro, de propiedad estatal, aún no han tenido ningún éxito evidente.

Es posible que Pyongyang también tenga que convencer a los países socios de que utilicen su nueva criptomoneda para eludir las sanciones occidentales. Y esto no es tan fácil de hacer cuando las empresas de todo el mundo utilizan el dólar estadounidense, según Annie Fixler, experta en sanciones y financiación ilícita de la Fundación para la Defensa de las Democracias, con sede en Washington, D.C., dijo:

“El uso de sanciones por parte de Washington depende ahora del papel del dólar en el sistema financiero mundial: las sanciones de Estados Unidos tienen importantes efectos secundarios porque los bancos no estadounidenses no pueden arriesgarse a perder el acceso a las transacciones en dólares al hacer negocios con personas sancionadas”.

Sigue leyendo:





Source link

Related posts

La bifurcación dura de EOS dentro de 10 días y actualizaciones importantes para Tron y Neo

topicoespana

El criptobanco Dukascopy presentará su propia criptomoneda

topicoespana

Las actualizaciones Constantinople y St. Petersburg de Ethereum están programadas para esta semana

topicoespana